The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: Reseña: "Cuando habla el corazón (yaoi)" de Mayura

Reseña: "Cuando habla el corazón (yaoi)" de Mayura

¡Hola queridos Wattvengers! Hace tiempo que no publico nada. Bueno, echadle la culpa a mis clases de japonés, a mi profesora de lengua y a mi profesor de biología (sobretodo a los dos últimos. Podéis matarlos, si queréis juasjuas).
Hoy os traigo la reseña de un libro gay que literalmente AMÉ.
Espero que os guste :)



Cuando habla el corazón (yaoi)



Julián es un chico tímido, sin amigos y algo torpe. Un día después de una cita choca contra otro chico, estropeándole la ropa. Éste, todo lo contrario a Julián, se las apaña para hacerle la vida imposible. (Temática gay)


Visita la historia AQUÍ







Antes de decir nada más, tengo que decir que el chico con el que se choca se llama Kei, y es muy, pero que MUY malo. A veces lo odié y lo amé a la vez. Tenía sentimientos tan contradictorios que tenía que dejar de leer un momento para tranquilizarme. Y bueno, escenas vergonzosas no le faltan. Pero escenas de esas que dices: ¡NO! ¡PERO POR QUÉ HAS DICHO ESO, MALDITA SEA! Te pones rojo como un tomate y tienes que tranquilizarte durante unos segundos para seguir leyendo.

Como seguía diciendo, KEI ES MUY MALO con Julián. Es decir, (SPOILER) cuando se besan, por ejemplo, siempre dice que es el peor beso que ha tenido en su vida, y deja a Julián muy avergonzado (FIN DEL SPOILER).


Todo comienza con un muchacho con la autoestima tan baja que se permite golpear solo por tener amigos. Se deja gastar bromas para que se rían de él tan solo por hablar con alguien. En una de esas bromas (en el que le mienten diciendo que la chica más guapa está interesado en él), al irse a casa totalmente desanimado choca con Kei, manchándole la ropa y desde entonces sus vidas se entrelazan.

Lo que no me esperaba es toda la acción que se iba a llevar a cabo en este libro. Me he reído tanto que he llorado de risa. Lloré tantas veces que ni me acuerdo. Este libro fue realmente genial, y lo mejor es que no te esperas nada de lo que ocurriría en él.

Creía que iba a ser el típico escolar con el chico sin autoestima que en mitad de la historia cambia y coge más confianza gracias al chico malo maloso de la historia. PERO NO. Es decir, está el chico tímido y sin autoestima y el chico malo, pero PARA NADA ESTA NOVELA ES NORMAL.

Ay, no sé explicar los sentimientos que tuve al leerlo. Estaba tan enganchada a la novela que me quedaba noches enteras leyendo y releyendo los mismos capítulos una y otra vez.

Y ese final... ¡inesperado! ¡QUEDO MUY ABIERTO! Mayura promete una segunda parte, pero no dijo ni cuando ni el título de esta. Espero que sea pronto, porque quiero seguir junto a estos dos "tortolitos" (no sé cómo diablos llamarles, de verdad) un poco más.

Lo mejor: Las personalidades, los diálogos, la trama, la narración, Kei, Julián y Oshi (amé a ese chico, me hizo reír a carcajadas).

Lo peor: El final abierto. Me enfadó mucho saber que hasta dentro de mucho no tendré respuestas a ese final.

- Ven aquí - le llamó Kei tranquilamente.
Julian bajó la cabeza y se negó a levantarse. Temía que si lo hacía, las piernas le fallaran y cayera al suelo estúpidamente. Kei, sin llamarle nuevamente, cruzó la distancia que los separaba y llegó a su altura y, sin decir nada, lo agarró del pelo y lo obligó a levantarse.
- ¡Me haces daño! - gimoteó Julian, levantándose rápidamente para evitar que la mano del chico rubio ejerciera más presión sobre su cabeza.
- Eso ya lo suponía - respondió Kei de mal humor, poniendo los ojos en blanco -. Toma, esto es para ti.
Julian miró la bolsa que Kevin acababa de traer con cierta sorpresa y desconfianza. ¿Qué tendría aquella bolsa para que Kei se la diera? ¿Algún animal? ¿Una rata tal vez? ¿O podía ser que fuera un reptil...? Kei suspiró exasperado y sacó el mismo la caja de la bolsa y la abrió, tomando en sus manos un ostentoso vestido de color rosa. Tenía volantes en las mangas y en el cuello. Varios lazos colgaban del cuerpo y Julian palideció sin necesidad de que Kei dijera las palabras que continuarían tras mostrarle la ridícula prenda.
- ¿No es bonito? Es perfecto para ti... ¿Quieres ponértelo ahora?
- No - susurró Julian temblando ligeramente.
- ¡Vamos! Tiene que sentarte muy bien.
- No me pienso poner eso -. La voz de Julian rozaba la desesperación. Deseaba gritar, salir de allí y librarse de la pesadilla que estaba resultando el día.
- ¿Ah, no? ¿Por qué? ¿No te gusta? - se interesó Kei con fingida preocupación -. ¿Preferirías que el color fuera más el malva o el rojo?


Visita la historia AQUI 








No hay comentarios :

Publicar un comentario