The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: ¿Cómo motivarte a escribir?

¿Cómo motivarte a escribir?

Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto. (Henry Ford).

Hay ocasiones en las que, por más que deseas poder escribir al menos un capítulo diario, en cuanto te sientas frente al ordenador tus fuerzas se van y terminas pasando otro día sin escribir, lo que a la larga trae como consecuencia que te frustres y te decepciones de ti mismo. Yo he pasado por esto pero, después de preguntarme porqué sucede aun cuando me encanta escribir, creo que tengo algunos remedios al respecto.


Antes de empezar con los consejos, se debe saber que el ser humano se mueve solo por dos impulsos: La inspiración y la desesperación. La fuerza que nos controla a todos, decidiendo nuestros movimientos en el día a día es la del dolor y el placer, es decir, todas las acciones que llevamos a cabo ya sea por la necesidad de evitar el dolor o por un deseo de obtener placer. Es en esas dos donde nacen todas las motivaciones. A veces dejamos de sentarnos a escribir solo porque hacerlo nos supone alguna clase de dolor (ya sea por creer que siempre escribimos basura, que nunca terminamos lo que empezamos, que dejó de gustarnos nuestra historia...), y dejamos de escribir sencillamente porque nos enfocamos solo en evadir el dolor, sin recordar el placer que nos supondría acabar la historia, escribir algo verdaderamente bueno y tener éxito. Dime, ¿Qué sería mayor; El dolor de tener que esforzarnos en mejorar la historia, o el placer de que esta se vuelva la historia favorita de alguien? ¿El dolor de esforzarnos en aprender lo que nos hace falta acerca de la escritura, o la grandeza de algún día ser reconocidos y que una editorial nos busque?

Ahora piensa esto: ¿Qué dolor crees que sería mayor: El de sentarte a escribir seguido, o el de jamás lograr tu sueño por haber evitado intentarlo? Es mayor el segundo ¿Verdad? en el momento en que te des cuenta de eso, te pondrás manos a la obra, porque es de esta manera que funcionamos los seres humanos, nuestras vidas están gobernadas diariamente por esa clase de negociaciones psíquicas. La mayor parte de las personas espera hasta que le llega el Umbral emocional (un dolor lo suficientemente grande como para verse impulsado a provocar un cambio y tomar acción).  Así que ¿Qué es lo que debes hacer cuando algo dentro de ti trate de impedir que te sientes a escribir? Poner en balanza qué sería mayor: El dolor mientras escribes, o el placer que recibirás después cuando vivas tu sueño. Ahora si empecemos con los consejos:


  • La presión no te ayuda, te agota. En este caso puede ser causada por dos factores: Porque te exiges demasiado, lo que acaba provocando que tu mente se llene de pensamientos como No puedo hacer algo tan bueno, ¿Como podría yo escribir algo que valga la pena leer? No sirvo para esto, soy un fraude. Seguidamente empezarías a compararte con otros escritores que llevan más tiempo en esto y han acumulado varios éxitos, logrando deprimirte aun más al pensar que jamás tendrás ideas tan buenas como las que tuvieron ellos. Pero hay algo que olvidas; ellos llevan más tiempo en esto y su experiencia la ganaron en base a ensayo y error, lo que les garantizó el éxito no fue que nacieran para escribir, sino que se forzaron a seguir practicando para mejorar cada día porque escribir es lo que más les gusta. ¿Crees que alguien nace sabiendo escribir? Por supuesto que no, con tal de que estés dispuesto a dar lo mejor de ti puedes llegar a serlo. Pero primero debes dejar de querer tener éxito al primer intento y saber que esto es cuestión de ir aprendiendo poco a poco. 
El otro tipo de presión vendría siendo la producida por la acumulación de muchas tareas sobre tus hombros, el tener un montón de cosas que hacer pendientes, por lo que te asfixias y sencillamente te ves tan atareado que, cuando quieres escribir, no puedes concentrarte. Y la verdad es que no podrás concentrarte hasta que te relajes, para lo cual tendrás primero que librarte de todo lo que llevas tiempo dejando para más tarde. No pienses en hacerlo todo en un día, si es mucho requerirá más que eso, pero con que hagas un poco cada día estarás avanzando.


  • Logra que el lugar donde escribes te inspire con solo entrar en él. ¿Cómo podrías sentirte motivado a escribir cuando la habitación donde lo haces está vuelta un acumuladero de dios sabrá qué cosas? ¿Cómo podrías imaginar todo un mundo, cuando estás rodeado de un ambiente gris, aburrido o incluso estresante? Definitivamente se puede hacer (Por ejemplo Cervantes pudo) pero sería infinitamente más inspirador y gratificante escribir en una habitación ordenada, relajante, llena de detalles que la diferencien de otras y la vuelvan especial. Lo que buscamos con esto es que dentro de ella te sientas constantemente inspirado, como si de verdad vivieras en tu propio rincón mágico. Debe lograr que sientas que de verdad estás creando algo nuevo, debe hacerte feliz el solo sentarte allí. Seguro mientras lees esto ya has imaginado en tu mente cómo sería esta habitación soñada para ti ¿Verdad? 
En mi caso, he empezado a remodelar mi habitación de una manera sencilla, pero definitivamente con cada pequeño detalle se siente diferente. Por ejemplo, pedí permiso a mi madre para colocar en el escritorio una pequeña fuente que antes estaba en la sala, y cuando me siento a escribir la enciendo y el sonido del agua neutraliza todo el estrés y la presión. Cerca de mí acomodé todos mis libros favoritos, para recordarme que lucharé por escribir algo que en algún momento se convierta en el libro preferido de otro. Sobre la pared, delante de mi computadora, tengo pensado colgar un collage de fotos de las personas que son mi ejemplo a seguir, combinado con frases que no permitan que esos pensamientos de No ser capaz traten de detener mi avance. Quizá lo que más me ha costado es mantenerla ordenada (Lamentablemente soy la prueba viviente de que no todas las chicas se esmeran en mantener su cuarto presentable) pero vale la pena, es decir; Si puedes arreglar todo ese basurero entonces escribir el libro que quieres será pan comido.


  • Distráete mirando algo que te recuerde lo que quieres conseguir. Ya sea ver una película, serie, Dorama o leer un libro. Muchas veces relajarte con alguna de estas cosas te da el empujoncito que necesitas, regresandote la motivación perdida. ¿Por qué? Por lo menos a mi, ver un Dorama con una trama sorprendente y adictiva, con personajes que se quedarán en tu memoria, con diálogos geniales o alguna otra cosa que me haga adorarlo, logra que quiera crear una historia igual de increíble y me hace sentir que si puedo hacerlo, solo es cosa de esforzarme y divertirme. Es decir, me recuerda mi meta, trayendo de vuelta esas inmensas ganas de conseguir cumplirla. 
No te rindas, todo valdrá la pena al final.
  • Saber que la motivación NO cae del cielo, tienes que producirla. Y tampoco es permanente. Si consigues motivarte, ya sea viendo una película, leyendo un poema o lo que sea, no pienses que esa sensación se quedará a vivir en ti para siempre. En otra página leí un ejemplo que explica bastante bien cómo funciona la motivación: Es parecido a tomar una ducha, si lo haces hoy estarás limpio y olerás bien, pero si dejas de hacerlo durante una semana darás asco y los demás no podrán ni mirarte de lo hediondo que andarás. Igual pasa con la motivación, tienes que crearte el habito de motivarte a diario. Debes esforzarte en dar lo mejor de ti mismo en cada instante, de manera que terminarás produciendo grandes resultados y vivirás con una motivación gigantesca.
  • Aprende como sacarle provecho al ciclo del éxito. Este ciclo comienza con tus creencias, si te das cuenta de que tienes el potencial necesario para triunfar, emprenderás acciones poderosas para conseguir lo que deseas, las cuales acarrearán buenos resultados. Una vez que los consigues, tanto tu creencia en ti mismo como tu potencial aumentan, por lo que la próxima vez podrás emprender acciones todavía más poderosas, que te llevarán a mejores resultados. Y este ciclo se repite en una inercia indefinida. 
En cambio, si quedas atrapado en el ciclo negativo, crees que te falta potencial, por lo que emprendes acciones pobres y poco poderosas, lo que produce malos resultados, los cuales refuerzan tus creencias negativas. El ciclo se alimenta a si mismo, sumergiéndote en una vida de mediocridad.

El éxito es 1% inspiración y 99% transpiración. (Thomas Edison)  
En cuanto consigas motivarte, toma nota de qué fue lo que te impulsó a lograrlo. De ésta forma sabrás qué hacer cuando la motivación (que ya sabemos que es temporal) vuelva a desaparecer. Estos son los métodos que conozco por ahora ¿Ustedes conocen algún otro? Recuerden que comentandolo podrían estar sacando de apuros a alguien que lo necesite :)
Todo lo que la mente de un hombre pueda imaginar, es lo que puede lograr. (Napoleón Hill)
Concluyo la entrada con la siguiente frase:

Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba. 
 

2 comentarios :

  1. Henry me encanto tu consejo soy una persona muy importante

    ResponderEliminar