The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: ¿La creatividad posee fecha de vencimiento?

¿La creatividad posee fecha de vencimiento?


El envejecimiento es algo inevitable en todos los humanos pero, al contrario de la creencia común, envejecer no es sinónimo de deterioro ni de enfermedad. Al menos no cuándo nos referimos a la capacidad de aprender y crear, la cual solo mejora gracias a la experiencia (siempre y cuándo nos hayamos acostumbrado a mantener nuestro cerebro activo).

Sin embargo, la sociedad nos ha clavado la idea de que después de cierta cantidad de años (cuarenta en adelante) sé es demasiado "viejo" como para atreverse a intentar cosas nuevas. Lo curioso es que gracias a eso muchas personas de verdad llegan a sentirse demasiado viejas y, por ende, se estancan en lo que conocen, ocasionando un real deterioro en sus organismos. Recuerden: Músculo que no se usa, se atrofia y muere. En especial el cerebro, nunca debemos dejar de entrenarlo.


El cerebro se cree lo que tú sientas sin importar el estado del resto de tu cuerpo, es decir, si tú te sientes cinco o diez años menor,  tu cerebro lo creerá y en consecuencia podrás a hacer las cosas que haría alguien de esa edad. El truco reside en jamás creerse demasiado viejo, porque hacerlo es lo que mata la creatividad. El cerebro no distingue realidad de creencia. Sabiendo esto desterramos varios obstáculos y miedos que nos auto-imponemos respecto a la edad.

Suena increíble ¿Verdad? Por eso sé que muchos pensarán que solo estoy escribiendo mentiras, así que me veo en la obligación de compartir algunos ejemplos acerca de ésto:


  • Picasso pintó hasta los 91 años, edad a la que murió. La acumulación de los años no ocasionó un declive en la calidad de sus pinturas, sino que le agregó el plus de la experiencia para volverlas mejores.
  • La Dr. Rita Levi-Montalcini no obtuvo el premio nobel cuando estaba joven, sino a los 76 años de edad. Realizó grandes descubrimientos dentro del campo de la neurología y vivió hasta los 103 años de edad, en activo. Con 101 años viajó a Madrid para recibir el Honoris Causa y siempre afirmó que su cerebro se mantenía igual de joven a cuando tenía 20 años.
No hay culpa ni merito en cumplir 100 años. Puedo decir que la vista y el oído han caído, pero el cerebro no. Tengo una capacidad mental quizá superior a la de los 20 años. No ha decaído la capacidad de pensar ni de vivir. La única forma es seguir pensando, desinteresarse de uno mismo y ser indiferente a la muerte. Cuando muera, solo morirá mi pequeñísimo cuerpo. Levi-Montalcini. 

  • Jeanne Louise Calment fue una francesa confirmada como la persona documentada más longeva de la historia, habiendo vivido 122 años y 164 días. Practicó esgrima hasta los 85, montó en bicicleta hasta los 100 y vivió por su cuenta hasta los 110. Un gran ejemplo de que se puede vivir bien durante muchos más años de los que la sociedad nos hace creer. 

  • Eduard Punset, creador del programa Redes, realizó diversas investigaciones y entrevistas hasta los 77 años, edad en que decidió dar fin al programa de ciencia. No obstante, en la actualidad sigue estando tan enérgico, lúcido y deseoso de aprender y compartir descubrimientos como lo estuvo en los inicios de Redes. Él es una de las mayores pruebas de que, para mantener un cerebro sano y capaz, nunca debemos dejar de saciar nuestra curiosidad, nuestra sed de conocimientos. 
En la historia de la innovación podemos encontrar muchos ejemplos más de personas que han demostrado contar con el nivel máximo de capacidad intelectual, artística y emocional a edades avanzadas: Pau Casals a los 96 años estaba en plena capacidad creadora, igual que Rubinstein a los 90, Victor Hugo, Goethe y Matisse a los 83, Platón, Kant y Verdi a los 80, Fleming a los 74, Pasteur a los 73, Wagner y Leibniz a los 70. 

¿Cómo es que pudieron lograr cosas así, cuando muchas otras personas a esas edades sufren enfermedades y limitaciones esclavizantes? El secreto reside en algo muy sencillo: Saber que la única manera de perder capacidades es creer que las has perdido. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario