The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: Las lecciones compartidas por P.D. James

Las lecciones compartidas por P.D. James


Phyllis Dorothy James es reconocida por muchos como una gran mente del misterio. La maestría en su escritura delata los años de experiencia que ha ganado en éste oficio y, para fortuna de quienes apenas comenzamos, no es una persona egoísta; aquello que aprendió también decidió compartirlo con nosotros. Admito no haber leído todavía ninguna de sus novelas, pero sí leí su biografía y las buenas críticas que rodean su nombre, por eso sé que lo que está señora tiene para enseñar es mucho y, si has llegado hasta éste punto de la entrada, te recomiendo que prestes atención. 

Consejos para la escritura en general: 
  • Aumente su poder de palabra. Las palabras son la materia prima de nuestro oficio. Cuanto mayor sea su vocabulario, más eficaz será su escritura. Ésta es la base de la pirámide, seguramente muchas veces se han sentido obtusos al no saber qué palabra usar para describir lo que tienen en mente. Muchas veces creerán que sencillamente no existe dicha palabra pero, sin duda alguna, existen palabras para todo, solo que muchas veces nos conformamos con las que conocemos. ¿Cómo se puede ampliar el léxico? Leyendo como un escritor, es decir, con un cuaderno donde anotar todas las palabras que puedan servirnos más adelante. No, deben anotar incluso aquellas que pensemos que no usaríamos jamás en la vida, pues generalmente son esas las que terminaremos usando. 
  • Lea mucho y discrimine. La mala escritura es contagiosa. ¡Cuán cierto se vuelve ésto! Si hemos alcanzado cierto nivel de redacción, lo peor que podemos hacer es continuar leyendo novelas que contengan errores que ya hemos superado. No aprenderemos nada de ellas, solo perderemos el tiempo. Siempre debemos asegurarnos de leer solo aquellas novelas que son mejores que las nuestras, porque son esas las que nos mostraran qué es lo que nos hace falta, en qué seguimos fallando. En cambio, cuando lees novelas inferiores, corres el riesgo de retomar viejas mañas que terminarán perjudicando tu historia.
  • No sólo planee escribir, escriba. Es sólo escribiendo, y no soñando con eso, que desarrollamos nuestro propio estilo. Para empezar a cumplir nuestro sueño, debemos dejar de soñar y comenzar a trabajar en él. Entre más pronto comiences, mejor, pues según varios investigadores debes pasar 10.000 horas realizando cierta actividad para poder destacar en ello. Así que, apenas termines de leer ésta entrada, deja de navegar por Internet y dedica tiempo a tu propia historia. Sino sencillamente no vas a lograr nada.
  • Escriba lo que usted necesite escribir, no lo que actualmente es popular o lo que se va a vender. A ésto me refería cuando escribí la entrada de ¿Por qué deberías escribir?.Si escribes con el objetivo de aprovechar la moda existente para conseguir fama y dinero, entonces estarás escribiendo algo que ni tú ni el mundo necesita, algo que no se extrañaría si no existiera y, por lo tanto, no significará nada para quienes te lean. ¿De verdad quieres desperdiciar tu talento en algo tan insustancial? ¿O quieres aprovecharlo en algo que marque la diferencia, algo de lo que puedas sentirte orgulloso después?
  • Abra su mente a nuevas experiencias, en particular al estudio de la gente. Nada de lo que le suceda a un escritor, sea feliz o trágico, debe ser desperdiciado. La realidad siempre supera a la ficción, por lo que no es de extrañar que resulte la mayor fuente de inspiración de todas. Solo hay que saber observar el potencial dentro de lo que aparentemente no tiene utilidad alguna, pues las oportunidades suelen estar camufladas en aquello que no miras dos veces.

Consejos para la creación de novelas de misterio: 
  • Centra tu misterio. El misterio puede definirse como una trama con un secreto en su interior, un secreto que nosotros, los escritores, debemos tener claro para saber cómo dejar las migajas de pan sin ser demasiado obvios, pues, si se descubre el secreto antes de tiempo, la novela habrá fracasado. Para ésto necesitamos haber planeado casa paso de nuestros protagonistas, cada conflicto, cada frase, cada situación con sumo detenimiento, de ésta manera cuando comencemos a escribirla tendremos una fuerte estructura sobre la cual basarnos. La planificación y el orden son dos factores muy importantes para poder demostrar dominio al narrar nuestra historia.
  • Estudia la realidad. La escritura es una rama del arte. ¿Y qué es el arte? Es la actividad donde el hombre recrea, con finalidades estéticas, distintos aspectos de la realidad. Los pintores, cuando buscan inspiración, salen a estudiar la belleza de las cosas que le rodean para averiguar qué podría llenar su siguiente lienzo. Eso es lo mismo que debemos hacer nosotros, como artistas que decidimos ser: Debemos explorar nuestra realidad y sacar de allí todo aquello que sirva de mejoría a la historia. Como bien dice James, un buen escritor no desperdicia nada de lo que le sucede. Necesitamos ser analistas, al menos debemos intentar encontrar el por qué de todo. ¿Qué es lo que consigue que sientas empatía hacia ciertas personas? ¿Por qué te importan más algunos que otros? Cuando encuentres la respuesta, sabrás el truco para conseguir que el lector se preocupe por ese personaje que corre riesgo de muerte. El misterio es el núcleo de la historia, sí, de la misma manera en que las enrevesadas enfermedades e inusuales diagnósticos lo son en Dr. House. Pero no es por eso que ves la serie ¿Verdad? Sino porque el personaje principal, con lo interesante que es, ha conseguido importarte. Por último, ¿sabes de dónde salen esos personajes tan entrañables como House, Sue Sylvester y Rick Payne? De los rasgos que sus escritores han sacado de personas que conocen en la vida real. 
  • Crea personajes convincentes. Crearlos no es tarea fácil, debes pensar e investigar mucho al respecto, por lo que si te ha costado muy poco crear a tu personaje seguramente no estás cumpliendo con éste punto. Si te ha resultado fácil es porque, sin darte cuenta, has seguido un estereotipo. ¿Por qué lo afirmo con tanta seguridad? Porque crear un personaje innovador requiere esfuerzo, requiere que te deshagas de todo lo que has conocido hasta ahora gracias al cine, series, novelas o cómics. Debes negarte a reutilizar algo que ha sido visto con anterioridad, lo cual requiere un duro proceso de construcción inteligente. 
  • Investiga, investiga, investiga. Un buen escritor necesariamente es también un gran curioso, alimenta su mente no solo con las cosas que la mayoría de las personas recomienda saber, sino también con aquellas que parecieran no tener ninguna importancia en la vida y que, sorprendentemente, son las causantes del éxito de sus posteriores obras (Por ejemplo el caso de J. K. Rowling, quien en lugar de estar estudiando idiomas, se escabullía de la universidad para aprender mitología griega). Para conseguir que las personas sientan que están leyendo algo real, nuestra narración debe darle la impresión de que conocemos cada secreto del tema que estamos tratando. Y, para eso, en verdad necesitamos estudiar a fondo el tema. 
  • Sigue la "regla del juego limpio". Luego de que el lector se ha familiarizado con las reglas de la historia, no puedes quebrarlas cuando las cosas se compliquen para el protagonista. Todo lo que suceda durante el desenvolvimiento del misterio debe ser coherente, es decir, la manera en que el protagonista lo descubra debe ser completamente creíble, acorde a sus capacidades. Tanto el protagonista como el lector deben gozar de una igualdad de condiciones, equilibrio que no debe romperse nunca. Para que algo luzca real, debe tener límites, deben existir cosas que no puedan hacerse. Determinar dónde marcar la frontera es, quizá, la parte más importante de la historia. 
  • Sigue una rutina. Debemos desarrollar un hábito de escritura, sólo con disciplina podremos llegar a algún lado. Muchos pensarán que el acto de crear una novela está regido por la espontaneidad y, por lo tanto, no puede ser sometido a un horario. Pero, quienes piensan así, seguramente son también los que, cuando se agota la inspiración, dejan de escribir durante largas temporadas de tiempo mientras esperan a que vuelva. Es decir: Pierden mucho tiempo preciado. La verdad es que podemos acondicionar nuestro cerebro para que nuestro lado escritor se active de manera automática en cierto momento del día, en cierto lugar o con ciertos factores externos. El truco para ésto pueden encontrarlo en la entrada Ladrillo a ladrillo: Construyendo el hábito de escribir.

No hay comentarios :

Publicar un comentario