The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: Las traducciones de los libros

Las traducciones de los libros

¡Hola Wattyvengers! El día de hoy vengo con un tema que desde hace bastante me tiene con la duda y son: Los traductores literarios. 
Quizá muchos se estén preguntando en este momento ¿Por qué los traductores? Pues déjenme contarles un pequeñísima anécdota del cómo surgió esta duda en mi cabeza: Hace algún tiempo me topé con un libro cuya traducción al español, me molestó. Sí, así es, justo como acaban de leer. La situación con dicho libro es que en mi país aún no llegaba por lo que me di la tarea de buscar un PDF (¿qué sería de nuestras lecturas sin su existencia?) y la traducción era buena. El libro me gustó tanto que decidí que debía adquirirlo en papel, lo cual, me llevó algo de tiempo hasta que finalmente lo tuve entre mis emocionadas manos que ansiaban re-leer y bueno ¿qué pasó? Que la traducción del libro me decepcionó en ciertos puntos.  
¿Cómo una traducción puede llegar a ser molesta? Pues es muy fácil: El excesivo e innecesario uso de maldiciones. Las cuales, en el texto original no vienen.
Añadieron tantas maldiciones y modismos de mi

país que le quitó la esencia al libro. Sencillamente no lo disfruté de la misma manera y bueno, es aquí cuando surge mi duda sobre los traductores: ¿por qué cambiarlo tan radicalmente? 
Así que me he puesto a investigar sobre el trabajo de los traductores literarios, para conocer y obtener mi respuesta; y me he encontrado una muy buena información que he decidido compartirles para conocer más acerca de este trabajo que no siempre es muy tomado en cuenta.

Primeramente ¿qué es traducir? la propuesta por Catford establece: “ La traducción es la sustitución del material textual de una lengua por material textual equivalente de otra” definición que nos lleva necesariamente a reflexionar sobre un término clave: equivalencia.

Vamos a dividir el trabajo al que se tienen que enfrentar los traductores de la siguiente manera:

  • Equivalencias lexicales


Cuando las lenguas de origen y de llegada pertenecen a ámbitos culturales diferentes, el primer problema al que debe enfrentarse el traductor es el de encontrar en su propia lengua términos que expresen con el mayor grado de fidelidad posible el significado de algunas palabras. Por ejemplo: aquellas relacionadas con tejidos típicos, especialidades culinarias u oficios, propios de la cultura en la que se hallan tanto el autor como los lectores a quienes va dirigido el texto original.

  • Ambigüedades intencionadas.


Entre los límites de carácter interlingüístico se encuentran los juegos de palabras, destinados a producir ambigüedad y a los que tanto teme el traductor. Los títulos de relatos y novelas proporcionan abundantes ejemplos de estas ambigüedades intencionadas, de difícil y, a veces, incluso imposible traducción.


  • El lenguaje dialectal 

Plantea al traductor una seria dificultad para transmitir a sus lectores un efecto equivalente al producido en los destinatarios del producto original.Si bien ciertos registros coloquiales –lenguaje infantil, peculiaridades del lenguaje de diferentes clases sociales o incluso la ubicación del lenguaje en su marco temporal- no ofrecen particular dificultad, el traductor, tras superar las etapas de su correcta traducción, se encuentra muchas veces incapacitado para verter a su idioma los matices diferenciales de los lenguajes locales 



  • Sonoridad del lenguaje

 Los refranes y dichos populares suelen ir acompañados de una sonoridad rebuscada que dificulta la tarea del traductor al tratar de encontrar, no solamente un equivalente para su significado, sino también para su sonoridad.



Ahora podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Qué pasa si el traductor no puede llegar a los equivalentes? Pues bien, para estos casos existen las muy conocidas: Notas al pie que permiten al traductor el explicar de manera aparte a lo que el autor quería decir. Muchas veces, entre los traductores está mal visto recurrir a las notas al pie de pagina, pero es un error clasificarlos como "malos traductores" si bien no han podido encontrar un equivalente creo que no hay mejor opción que una nota y así evitar deformar el texto.

Ahora que conocemos un poco más el arduo trabajo al que se enfrentan los traductores ¿Qué opinan de ellos? ¿Les ha pasado que han encontrado malas traducciones?




No hay comentarios :

Publicar un comentario