The Wattpad Avengers - Blog de Reseñas y Ayuda a Escritores: Las once reglas que Elmore Leonard seguía al escribir

Las once reglas que Elmore Leonard seguía al escribir


Elmore fue un escritor y guionista estadounidense de gran prestigio, de cuya pluma salieron varias novelas policíacas que años más tarde se volvieron éxitos cinematográficos al ser adaptadas por guionistas como John Sturges y Quentin Tarantino. Hoy les compartiremos las reglas que él, durante una entrevista con la revista The Guardian, admitió seguir cada vez que escribía:

  • Nunca empieces un libro hablando del clima. Si lo haces solo para crear atmósfera, y no la reacción de un personaje hacia el clima, caerá pesado. Al lector le interesa conocer las reacciones de los personajes, la manera en que el clima los afecta. Existen excepciones a ésta regla, por supuesto; si eres como Barry López y tienes más maneras de describir el frío y la nieve que un esquimal, puedes hacer todos los reportajes climáticos que quieras. 
Mi opinión, respecto a la primera regla, es que solo recurras a las descripciones del clima cuando cuentes con la habilidad de hacer que el lector lo sienta, de estimular sus sentidos con tus palabras. Es bastante difícil describirlo sin que resulte tedioso, insulso y aburrido. Hasta que seas capaz de hacerlo, lo mejor es abstenerse.

  • Evita los prólogos. Pueden resultar molestos, en especial un prólogo después de una introducción que viene antes de la dedicatoria. No obstante, se les encuentra con regularidad en el género de la no-ficción. En una novela, el prólogo cuenta los antecedentes de la historia, pero no hace falta contarlos al principio, puedes ponerlos donde quieras. 

Es posible que malinterpretes la segunda regla, pues existe bastante confusión acerca de qué es un prólogo, suelen confundirlo con el prefacio. El prólogo es una introducción (generalmente realizada por el mismo autor, aunque también puede ser hecha por otros) donde le explican al lector porqué se ha escrito ese libro, bajo qué circunstancias se escribió, agradecer la colaboración de quienes participaron en la realización de la obra o, si se tratara de un prólogo escrito por un tercero, hacer una crítica sobre el autor. 

  • Nunca uses verbos distintos a «dijo» en los diálogos. La frase en el diálogo pertenece al personaje, el verbo viene a ser el escritor husmeando donde no debería. El verbo «decir» es bastante menos intruso que «gruñir», «exclamar», «preguntar», «interrogar». 

Bien, estoy en desacuerdo con ésta regla. Creo que queda al gusto de cada quién el utilizar distintos verbos del habla en sus diálogos, pues muchos de ellos quedan igual de bien que el verbo «decir». ¿Por qué repetir el mismo durante toda la novela, cuando existen tantos otros con los cuales variar la emotividad de los diálogos? Cuando un personaje está molesto, los verbos «gruñir», «sisear» y «mascullar» dan una representación más acorde de su estado anímico que el verbo «decir».

  • Nunca uses un adverbio para modificar el verbo «decir»... Amonestó severamente. Usar un adverbio de ésta manera es un pecado mortal. El escritor se expone a interrumpir el ritmo de intercambio cuando usa este tipo de palabras. 

Los adverbios terminados en «mente» debería evitarse no solo dentro de los diálogos, sino a lo largo de toda la novela, pues suelen afectar de manera negativa el ritmo narrativo, la estética del mismo. Pueden usarse muy, muy de vez en cuando, como si se tratase de sal; un poco está bien, pero excede lo recomendado por la receta y obtendrás un platillo bastante difícil de consumir. 

  • Controla los signos de exclamación. Se permiten alrededor de dos o tres exclamaciones por cada 100.000 palabras en una prosa. Si tienes el don de Tom Wolfe con ellos, puedes usarlos profusamente. 

Siento que es una exageración...Pero tiene un punto efectivo; si te limitas el uso de las exclamaciones, éstas tendrán un mayor impacto cada vez que aparezcan.

  • Nunca uses palabras como «de repente» o «de pronto». Sugerir de antemano que cierto evento es sorpresivo, mata la sorpresa. Me he dado cuenta de que los escritores que usan exclamaciones como «de repente» suelen tener menos control sobre sus signos de exclamación.

Aquí sí estoy de acuerdo, llevo bastante tiempo evitando usar dichas expresiones por esa razón. Ese estilo de palabras sirven de introducción a los eventos sorpresivos, le avisan al lector que va a suceder algo que no se veía venir...Y, si le avisas al lector, arruinas el impacto. Es mejor meter la acción sin que esté precedida por ninguna de éstas expresiones. 

  • Usa términos dialectales muy de vez en cuando. Si empiezas a llenar la página de diálogo ininteligible, no podrás parar. Un buen ejemplo sería Annie Proulx, que es capaz de captar muy bien el sabor del habla de Wyoming. 

  • Evita las descripciones demasiado detalladas de los personajes. Steinbeck lo hacía. Pero en Colinas como elefantes blancos Hemingway usó una única descripción para el personaje de la mujer que acompaña al americano «Se quitó el sombrero y lo dejo en la mesa». Es la única referencia física en la historia, pero aún así vemos vemos a la pareja y sabemos de ellos por su tono de voz...Sin adverbios que lo acompañen. 

  • No entres en demasiados detalles al describir lugares y cosas. Si no eres Margaret Atwood, que pinta escenas con el lenguaje, o no puedes describir el paisaje como lo hace Jim Harrison, no lo hagas. Incluso si estás dotado para las descripciones, ten en cuenta que el meollo de la historia debe ser la acción, no la descripción. 

  • Trata de eliminar todo aquello que el lector tiende a saltarse. Ésta regla se me ocurrió en 1983: Piensa en lo que te saltas cuando lees una novela, por ejemplo, los largos párrafos de prosa con demasiadas palabras. ¿Qué está haciendo el escritor? Hablar del tiempo, o ha entrado en la mente del personaje y el lector bien sabe qué es lo que piensa el personaje, o bien no le importa. Me apuesto lo que sea a que no te saltas el diálogo. 

Por último, la regla más importante para Elmore es la numero once, que engloba a las otras diez:

  • Si suena como lenguaje escrito, lo vuelvo a escribir. Si la gramática se inmiscuye en la historia, la abandono. No puedo permitir que lo que aprendí en clase de redacción altere el sonido y el ritmo de la narración. Es mi intento de permanecer invisible, no distraer al lector de lo que es escritura obvia (Joseph Conrad habló una vez de las palabras que se inmiscuyen en lo que quieres contar). Si escribo una escena, siempre desde el punto de vista de un personaje (el que me da la mejor visión de la vida en esa escena en particular) puedo concentrarme en las voces de los personajes contando quienes son y cómo se sienten, qué ven y qué sucede. Así es como desaparezco de la escena. 

Aquí finaliza la entrada. ¿Están de acuerdo con las reglas? ¿Planean ponerlas en práctica? Por mi parte, sí que planeo aplicar varias en mis novelas. Quizá no la de los verbos del habla, pero las últimas me han parecido bastante acertadas. 

10 comentarios :

  1. Sí que estoy de acuerdo. A mí me cuesta no utilizar "de repente" o "entonces", pero lo estoy intentando. Los adverbios yo también los evito, y esta última regla es perfecta. Una cosa es que hables con rimas o que le des un estilo poético al texto en algún punto de la historia, pero yo creo que la novela debe estar escrita de una forma que resulte cercana al lector.

    Gracias por la entrada, me ha gustado mucho. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me cuesta bastante dejar de usar el "de repente" o "Entonces...", están pegados a mi mente como garrapatas, así son los malos hábitos =( Una vez que los agarras, dejarlos se vuelve un camino de la cruz. Pero bueno, igual que con las garrapatas, debemos arrancar cada muletilla que veamos.

      ¡De nada! Me la paso bien escribiendo este estilo de entradas, puede que pronto te traiga otra así.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Hay muchas cosas en las que estoy de acuerdo, las exclamaciones, los adverbios (dios, pero como los odio, los pongo siempre en otro color cuando reviso para que salten a la vista y sea consciente de que los he usado), y los "de repente"...
    pero no coincido con el "si no eres como nosequién que pintaba paisajes con el lenguaje..." No. Hazlo. si quieres ser una persona que escriba una historia enteramente descriptiba, hazlo, escribe y mejora. Las primeras cien veces te saldrá mal, las otras 50 será leíble. Cuando lleves 200 habrás encontrado soltura, tendrás tu estilo y podrás hacerlo. Pero no lo dejes porque te salga mal. Porque entonces nunca aprenderás.
    Me han resultado unos consejos interesantes a pesar de las diferencias.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AY DIOS HE PUESTO DESCRIPTIVA CON B!! han sido las prisas, qué horror, qué mal. Lo siento por el gazapo D:

      Eliminar
    2. Tienes razón, haciendo se aprende, estoy de acuerdo. Es lo que me digo cada vez que me pongo nerviosa al querer intentar algo nuevo.

      No te preocupes por el pequeño error, he cometido peores en charlas por Whatsapp. XD

      Eliminar
    3. yo uso el Entonces como loca. Creo que es culpa de leer a Tolkien. Él usa el entonces caleta, especialmente en El Silmarillion. Y creo que a él le funciona igual, porque hace parece, o da la sensación de que una está leyendo la biblia, que es precisamente lo que es el Silmarillion de algún modo, la historia antes del tiempo de la Tierra Media

      Eliminar
  3. chucha yo uso muchos adverbios
    hola, en wattpad soy Aaniki

    ResponderEliminar
  4. Adore el último, aunque no sé cómo puede uno desaparecer de la historia como escritor. Dios, qué difícil. ¿Qué palabras podrían insmiscuirse en lo que estoy contando? Ahí me quedo con la duda.
    Supongo que con la práctica una irá dándose cuenta.

    ResponderEliminar
  5. Me han encantado estas reglas, me parecen muy útiles para escribir, igual debería de empezar a aplicarlas ^^
    Aprovecho para decir que me encanta el blog y lo he nominado a un premio en el mio:
    http://haru-lovewriting.blogspot.com.es/2015/04/liebster-award.html

    Espero no molestar, muchos besos!! >3<

    ResponderEliminar